5 gestos simples para reducir el desperdicio de alimentos

Se estima que en promedio cada individuo en Europa desperdicia al menos 180 kilos de alimento al año. Esta cifra no sólo es alarmante, sino que además pasa desapercibida en comparación a otros factores controversiales con respecto al medio ambiente.

Sin embargo eliminar dicha merma puede solucionarse de manera fácil y rápida. Primero que nada debemos ser conscientes del problema y aunque no parezca, todos y cada uno somos parte del problema. Debemos saber aprovechar al máximo los nutrientes y alimentos que decidimos adquirir. Diferenciar entre lo necesario y el exceso al momento de comprar para evitar el desperdicio.

Con los siguientes gestos podremos reducir nuestro desperdicio alimenticio de manerara responsable y así generar conciencia en los que nos rodean.

1. Primar la frescura no siempre es buena idea:
Si bien hoy en día se tiene pensado que todo producto orgánico y fresco es mejor para nuestro bienestar, es necesario estar atentos a que la vida del producto será corta, porque su caducidad es más próxima en comparación con los demás productos.

Productos como leche, huevo, carne, fruta, que podrían considerarse con una vida promedio larga, pueden variar de acuerdo a su frescura y caducar antes de lo que pensamos.

Una opción viable para los productos frescos puede ser el envasado y congelado. Esta acción frenará el proceso de descomposición de los alimentos y los preservará más tiempo.

2. Productos en orden y a la vista:
El mantener los productos en orden y a la vista, permitirá que tengamos un inventario de los alimentos que tenemos disponibles y los que faltan por consumir. Al no ver los productos, podríamos considerarlos como faltantes, lo cual deriva en una compra innecesaria y a su vez, al desperdicio.

De igual forma, nos referimos a saber manejar y almacenar los productos restantes, colocándolos en utensilios de vidrio que conserven de forma segura para consumirlos.

3. Racionar de manera correcta: El saber adquirir y consumir la porción correcta de alimento es una variable indispensable para evitar el desperdicio de comida. Ya que no todos tenemos las mismas necesidades de raciones nutricionales, el abastecer un plato con las medidas “normales” podría generar un desperdicio en el consumo de los demás. Al ajustar los alimentos a las necesidades alimenticias de la persona y no a la medida del plato, podremos evitar el sobrante los mismos.

4. Hasta la última gota:
Esto quiere decir que debemos sensibilizarnos a no dejar restos de comida y saber aprovechar hasta el último bocado. Si la ración es mayor a la que ingerimos, podemos donar el restante a personas que lo requieran.

De igual forma podemos aprender distintos trucos que nos permitan aprovechar al máximo los alimentos como el agregar un chorrito de agua y agitar para emulsionar los restos de moztaza, ketchup u otra salsa para maximizar el producto.

5. Revisión diaria de frutas y verduras:
Ya que la vida de los productos como frutas y verduras es relativamente corta, se debe considerar el constante monitoreo de estos para así evitar que se acelere el proceso de descomposición.

También podemos invertir en la elaboración de nuestro propio huerto; consumir los frutos de forma constante y reponer la semilla enseguida.

BIBLIOGRAFÍA
Ana Isan. (2017). 5 gestos simples para reducir el desperdicio de alimentos. 26 de julio de 2019, de : Sitio Web "Ecología Verde"