10 años del Programa Nacional de Reforestación y Cosecha de Agua

10 años del Programa Nacional de Reforestación y Cosecha de Agua

El 12 de julio del 2007, Pronatura México estableció uno de los compromisos más importantes de su historia, al firmar un Convenio de Colaboración con Coca-Cola y con la Comisión Nacional Forestal, para reforestar 25,000 hectáreas de sitios estratégicos del país para recargar acuíferos con 30 millones de árboles, así como establecer 250 hectáreas de obras de suelo para facilitar la recarga de los acuíferos en un periodo de cinco años.

De esta manera nació el “Programa Nacional de Reforestación y Cosecha de Agua”, a partir de los compromisos compartidos por las tres partes; por un lado, Coca-Cola de reintegrar a la naturaleza cada gota de agua usada en la elaboración de sus productos; de la CONAFOR por promover el uso sustentable de los bosques y de Pronatura por conservar los ecosistemas prioritarios. En esta colaboración, se encargó a Pronatura México la operación del Programa, quien a su vez se apoyó en los equipos técnicos de Pronatura Península de Yucatán, Pronatura Veracruz, Pronatura Noreste y Pronatura Noroeste para realizarlo en el contexto nacional.

Cabe señalar que, hasta ese momento ninguna organización civil mexicana había reforestado superficies en el orden de miles de hectáreas o de millones de árboles, por lo que el desafío resultaba muy interesante de realizar.

Muy pronto el Programa empezó a tener resultados importantes al lograr la coordinación de acciones con los equipos técnicos de la CONAFOR y la participación de la CONANP, quien el 29 de febrero del 2008 firmó un Acuerdo de Colaboración para que el Programa se aplicará en las áreas naturales protegidas de la Federación, dando así certidumbre sobre el beneficio de estas acciones.

La adecuada operación del Programa, permitió que un año antes de lo esperado hubiese alcanzado la meta esperada, lo que motivó que la CONAFOR y Coca-Cola expresaran su interés en seguir apoyando esta iniciativa. Además, el Programa ha diversificado sus actividades al incorporar otras acciones para garantizar la sobrevivencia de lo reforestado y restarles presión a las áreas trabajadas, a través de obras de conservación de suelos mantenimiento de zonas reforestadas, así como la instalación de una red de 16 viveros comunitarios que producen una proporción de la planta forestal para el Programa.

De igual manera se desarrollaron proyectos para incrementar la accesibilidad al agua a diversas comunidades participantes, a través de ollas captadoras de agua de lluvia, techos con cosechas de agua y cisternas comunitarias, así como plantas potabilizadoras de agua.

Por otro lado, con la finalidad de generar economías locales, se emprendieron acciones para establecer huertos de traspatio, cultivo de orégano y de stevia, huertos frutícolas, así como proyectos productivos que aprovechan el agua proveniente de las ollas captadoras.

Finalmente, el proyecto ha desarrollado otras actividades para mejorar el ambiente y crear conciencia de su cuidado en las comunidades del Programa, tales como la instalación de Plantas de tratamiento de aguas residuales, talleres y pláticas de educación ambiental.

A lo largo de estos diez años, se calcula que han participado en el programa más de 200 mil personas.

La importancia del Programa se deriva tanto de la relevancia de los sitios de trabajo como del beneficio social que ha significado.

En el primero de los casos, se ha trabajado en sitios de gran importancia para la conservación del capital natural del país, al realizar labores de reforestación en 46 Áreas Naturales Protegidas Federales, en 22 Áreas Naturales Protegidas con carácter Estatal y en 2 Áreas Naturales Protegidas privadas. Estas áreas no sólo resguardan la biodiversidad nacional, sino que también resultan de gran importancia por los servicios ambientales que proporcionan.

El Programa ha sido aplicado en 79 Cuencas Hidrológicas ; 36 Regiones Terrestres Prioritarias (RTP); 40 Regiones Hidrológicas Prioritarias; 35 Áreas de Importancia para la Conservación de Aves (AICAS); así como en 7 Áreas de conservación de Humedales dentro de la Convención RAMSAR.

En el contexto social, las acciones del Programa se han realizado principalmente en laderas altas de cuencas, sitios en los que son comunes la presencia de comunidades en condiciones de marginación. Por tal motivo, el Programa tiene una gran importancia, por la derrama económica generada tanto en pagos por reforestar y proteger las áreas, considerando que el 76% de las comunidades participantes se encuentran con diferentes grados de marginación, de las cuales el 12% de las comunidades están catalogadas como de Muy Alta marginación, el 40% de las comunidades se catalogan como de Alta marginación, el 14% con marginación Media, 9% Baja y 1% Muy Baja.

La importancia del Programa en términos del agua filtrada al acuífero, permitió que en el 2015 Coca-Cola anunciara el cumplimiento de su meta en México de balance hídrico cero, cinco años antes de lo esperado.

El Programa ha sido aplicado en 31 Estados; 350 Municipios; 1,245 comunidades y más de 2,000 sitios de trabajo, lo que también revela la amplia cobertura geográfica del mismo.

El Programa Nacional de Reforestación y Cosecha de Agua, se constituye como el principal esfuerzo de conservación en el mundo con colaboración de iniciativa privada, gobiernos y sociedad civil organizada, lo que le valió ser reconocida en el 2016 con el premio “Race Award” por la Universidad de Harvard.

El Programa ha sido la iniciativa de conservación más importante en la historia de Pronatura. Estos primeros diez años marcan un avance muy importante en la conservación de nuestros bosques y serán las generaciones siguientes las que disfruten de los servicios