Pronatura México apoya el Acuerdo de París

Pronatura México apoya el Acuerdo de París

El 12 de diciembre de 2015 el mundo saltaba de alegría, en el marco de la COP 21 de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), representantes de 195 naciones alcanzaron el Acuerdo de París. Con este acuerdo las partes se comprometieron a que el planeta en este siglo va a mantener su temperatura por debajo de los 2 grados con respecto a niveles pre industriales. Para cumplirlo presentaron su Contribución Nacional Determinada, en donde cada miembro estableció sus acciones a realizar para reducir el número de gases de efecto invernadero que liberan a la atmósfera. México se comprometió a reducir sus emisiones en un 50% para el año 2050 con respecto a las del año 2000.

Lograr el Acuerdo de París llegó después de haber pruebas suficientes para saber que el cambio climático es una realidad, que el ser humano es responsable de ello, y de varios intentos fallidos de la comunidad internacional de reducir el incremento de gases de efecto invernadero en la atmósfera. El cambio climático, producto del incremento de los gases de efecto invernadero, ha producido el deshielo de los polos, fenómenos meteorológicos extremos, cambios en la estación de reproducción de animales y plantas, migraciones atípicas de los animales, entre muchos otros.

Como ciudadanos del mundo conscientes de la problemática, alineándonos a las directrices del gobierno mexicano y como organización fiel a nuestra misión de conservación de flora, fauna y ecosistemas prioritarios en nuestro país Pronatura México, por medio del departamento de cambio climático, midió su huella de carbono 2016 para desarrollar acciones de reducción y compensarla en proyectos forestales.

Para la medición se consideraron los tres alcances dictados por el protocolo estandarizado de Gases de Efecto Invernadero, “Estándar Corporativo de Contabilidad y Reporte” (elaborado por el World Resources Institute y el World Business Council for Sustainable Development en conjunto con la Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales). En el primer alcance (emisiones directas) se midió la huella por el consumo de gasolina en los vehículos de la organización, en el segundo alcance (emisiones indirectas) se midieron las resultantes del consumo de energía eléctrica y en el tercero (emisiones indirectas que no son propiedad de la empresa) se consideró el transporte público, vuelos, autobuses, papelería, hospedaje y transporte de los empleados para venir a la oficina. En total se emitieron 417 toneladas.

Las emisiones fueron neutralizadas en los bosques de Oaxaca en el proyecto Carboín donde participan doce comunidades indígenas que, gracias a sus diversos trabajos, logran capturar anualmente 200 mil toneladas de bióxido de carbono por medio de la fotosíntesis.

Todos los miembros de la organización sabemos que cada día tenemos que trabajar para cuidar el planeta y la labor empieza en uno. Es por eso que ya se trabaja en una mejora en eficiencia energética que involucrará cambios en nuestras acciones diarias para que durante el año 2017 nuestra huella sea menor.